martes, 10 de diciembre de 2013

We are everything you think isn't you...

Lo leí ayer. Debo reconocer que me gustó bastante. Dado mi amplio conocimiento del idioma me costó un poquito pero... creo que merece la pena. Tiene que  ver con un juego, Minecraft. Para entenderlo solo hay que saber del juego que eres capaz de crear mundos... con eso es suficiente.

Y he aquí una canción.



The following is the ending text from Minecraft. It's actually a really good read, so I'd reccommend reading it if you have the time, it isn't too long.Voice 2: I see the player you mean.


Voice 1: Hello?


Voice 2: Yes. Take care. It has reached a higher level now. It can read our thoughts.


Voice 1: That doesn't matter. It thinks we are part of the game.


Voice 2: I like this player. It played well. It did not give up.


Voice 1: It is reading our thoughts as though they were words on a screen.


Voice 2: That is how it chooses to imagine many things, when it is deep in the dream of a game.


Voice 1: Words make a wonderful interface. Very flexible. And less terrifying than staring at the reality behind the screen.


Voice 2: They used to hear voices. Before players could read. Back in the days when those who did not play called the players witches, and warlocks. And players dreamed they flew through the air, on sticks powered by demons.


Voice 1: What did this player dream?


Voice 2: This player dreamed of sunlight and trees. Of fire and water. It dreamed it created. And it dreamed it destroyed. It dreamed it hunted, and was hunted. It dreamed of shelter.


Voice 1: Hah, the original interface. A million years old, and it still works. But what true structure did this player create, in the reality behind the screen?


Voice 2: It worked, with a million others, to sculpt a true world in a fold of the §f§k§a§bVoice 2: , and created a §f§k§a§bVoice 2:  for §f§k§a§bVoice 2: , in the §f§k§a§bVoice 2: .


Voice 1: It cannot read that thought.


Voice 2: No. It has not yet achieved the highest level. That, it must achieve in the long dream of life, not the short dream of a game.


Voice 1: Does it know that we love it? That the universe is kind?


Voice 2: Sometimes, through the noise of its thoughts, it hears the universe, yes.


Voice 1: But there are times it is sad, in the long dream. It creates worlds that have no summer, and it shivers under a black sun, and it takes its sad creation for reality.


Voice 2: To cure it of sorrow would destroy it. The sorrow is part of its own private task. We cannot interfere.


Voice 1: Sometimes when they are deep in dreams, I want to tell them, they are building true worlds in reality. Sometimes I want to tell them of their importance to the universe. Sometimes, when they have not made a true connection in a while, I want to help them to speak the word they fear.


Voice 2: It reads our thoughts.


Voice 1: Sometimes I do not care. Sometimes I wish to tell them, this world you take for truth is merely §f§k§a§bVoice 1:  and §f§k§a§bVoice 1: , I wish to tell them that they are §f§k§a§bVoice 1:  in the §f§k§a§bVoice 1: . They see so little of reality, in their long dream.


Voice 2: And yet they play the game.


Voice 1: But it would be so easy to tell them...


Voice 2: Too strong for this dream. To tell them how to live is to prevent them living.


Voice 1: I will not tell the player how to live.


Voice 2: The player is growing restless.


Voice 1: I will tell the player a story.


Voice 2: But not the truth.


Voice 1: No. A story that contains the truth safely, in a cage of words. Not the naked truth that can burn over any distance.


Voice 2: Give it a body, again.


Voice 1: Yes. Player...


Voice 2: Use its name.


Voice 1: Hello. Player of games.


Voice 2: Good.


Voice 1: Take a breath, now. Take another. Feel air in your lungs. Let your limbs return. Yes, move your fingers. Have a body again, under gravity, in air. Respawn in the long dream. There you are. Your body touching the universe again at every point, as though you were separate things. As though we were separate things.


Voice 2: Who are we? Once we were called the spirit of the mountain. Father sun, mother moon. Ancestral spirits, animal spirits. Jinn. Ghosts. The green man. Then gods, demons. Angels. Poltergeists. Aliens, extraterrestrials. Leptons, quarks. The words change. We do not change.


Voice 1: We are the universe. We are everything you think isn't you. You are looking at us now, through your skin and your eyes. And why does the universe touch your skin, and throw light on you? To see you, player. To know you. And to be known. I shall tell you a story.


 Once upon a time, there was a player.


Voice 2: The player was you.


Voice 1: Sometimes it thought itself human, on the thin crust of a spinning globe of molten rock. The ball of molten rock circled a ball of blazing gas that was three hundred and thirty thousand times more massive than it. They were so far apart that light took eight minutes to cross the gap. The light was information from a star, and it could burn your skin from a hundred and fifty million kilometres away.


Voice 1: Sometimes the player dreamed it was a miner, on the surface of a world that was flat, and infinite. The sun was a square of white. The days were short; there was much to do; and death was a temporary inconvenience.


Voice 2: Sometimes the player dreamed it was lost in a story.


Voice 1: Sometimes the player dreamed it was other things, in other places. Sometimes these dreams were disturbing. Sometimes very beautiful indeed. Sometimes the player woke from one dream into another, then woke from that into a third.


Voice 2: Sometimes the player dreamed it watched words on a screen.


Voice 1: Let's go back.


Voice 1: The atoms of the player were scattered in the grass, in the rivers, in the air, in the ground. A woman gathered the atoms; she drank and ate and inhaled; and the woman assembled the player, in her body.


Voice 1: And the player awoke, from the warm, dark world of its mother's body, into the long dream.


Voice 1: And the player was a new story, never told before, written in letters of DNA. And the player was a new program, never run before, generated by a sourcecode a billion years old. And the player was a new human, never alive before, made from nothing but milk and love.


Voice 2: You are the player. The story. The program. The human. Made from nothing but milk and love.


Voice 1: Let's go further back.


Voice 1: The seven billion billion billion atoms of the player's body were created, long before this game, in the heart of a star. So the player, too, is information from a star. And the player moves through a story, which is a forest of information planted by a man called Julian, on a flat, infinite world created by a man called Markus, that exists inside a small, private world created by the player, who inhabits a universe created by...


Voice 2: Shush. Sometimes the player created a small, private world that was soft and warm and simple. Sometimes hard, and cold, and complicated. Sometimes it built a model of the universe in its head; flecks of energy, moving through vast empty spaces. Sometimes it called those flecks "electrons" and "protons".


Voice 1: Sometimes it called them "planets" and "stars".


Voice 1: Sometimes it believed it was in a universe that was made of energy that was made of offs and ons; zeros and ones; lines of code. Sometimes it believed it was playing a game. Sometimes it believed it was reading words on a screen.


Voice 2: You are the player, reading words...


Voice 1: Shush... Sometimes the player read lines of code on a screen. Decoded them into words; decoded words into meaning; decoded meaning into feelings, emotions, theories, ideas, and the player started to breathe faster and deeper and realised it was alive, it was alive, those thousand deaths had not been real, the player was alive


Voice 2: You. You. You are alive.


Voice 1: and sometimes the player believed the universe had spoken to it through the sunlight that came through the shuffling leaves of the summer trees


Voice 2: and sometimes the player believed the universe had spoken to it through the light that fell from the crisp night sky of winter, where a fleck of light in the corner of the player's eye might be a star a million times as massive as the sun, boiling its planets to plasma in order to be visible for a moment to the player, walking home at the far side of the universe, suddenly smelling food, almost at the familiar door, about to dream again


Voice 1: and sometimes the player believed the universe had spoken to it through the zeros and ones, through the electricity of the world, through the scrolling words on a screen at the end of a dream


Voice 2: and the universe said I love you


Voice 1: and the universe said you have played the game well


Voice 2: and the universe said everything you need is within you


Voice 1: and the universe said you are stronger than you know


Voice 2: and the universe said you are the daylight


Voice 1: and the universe said you are the night


Voice 2: and the universe said the darkness you fight is within you


Voice 1: and the universe said the light you seek is within you


Voice 2: and the universe said you are not alone


Voice 1: and the universe said you are not separate from every other thing


Voice 2: and the universe said you are the universe tasting itself, talking to itself, reading its own code


Voice 1: and the universe said I love you because you are love.


Voice 2: And the game was over and the player woke up from the dream. And the player began a new dream. And the player dreamed again, dreamed better. And the player was the universe. And the player was love.


Voice 2: You are the player.


Voice 1: Wake up.

lunes, 7 de octubre de 2013

¿Cómo? Sólo mí saber.

Me voy a dedicar esta entrada.
Puede parecer un tanto... ¿prepotente? ¿vanidoso? dedicarse una entrada en el propio blog, pero ea, hoy me siento generosa conmigo. No hace mucho (porque en realidad no hace mucho) me decían que no me quería, que no me valoraba, que bla bla bla... Pues bien, como en un lapso corto de tiempo eso ha cambiado muchísimo (a bien) voy a celebrarlo. Conmigo.

http://www.youtube.com/watch?v=XGr9XW7usdc

domingo, 25 de agosto de 2013

Mi non-credo

He dejado de creer en los amores para siempre, en los "te amo" infinitos, en las promesas hechas para un futuro lejano. He dejado de creer en las palabras, esas palabras que significan tanto pero que valen nada. He dejado de creer en muchas cosas...
...pero sigo creyendo en la vida. En ese lapso de tiempo que ocurre mientras estoy escribiendo esto, en las cosas que perdemos por no intentarlo, en las cosas que no disfrutamos por el riesgo a lastimarnos. Sigo creyendo en el sentimiento que se apodera de ti en cada momento, ya sea riendo o llorando. En que eso es lo que hay que buscar. O encontrarlo, qué más da. Lo importante es disfrutarlo, dejarse llevar y sentir...

¿Para qué preocuparnos por el futuro cuando es el presente el que se pierde por el miedo a equivocarnos?

miércoles, 7 de agosto de 2013

No tengo sueño...

...y aunque ya he dado las buenas noches, voy a escribir. Voy a exprimir mi alma al máximo esta noche. No quiero dejar ni gota. Quiero quedarme tan vacía por dentro que sienta que he perdido algo... aunque no lo haya hecho.

Quiero escribir por todas las veces en las que me he sentido caer. Caer tan bajo que me ahogaba de la propia falta de oxígeno. No han sido pocas, tampoco han sido cercanas las únicas veces. A lo largo de toda la vida han estado presentes en mayor o menor medida, pero claro, en un momento de debilidad siempre piensas que "como ahora, nunca"...

También, por qué no, quiero escribir por todas las veces en las que me he sentido realmente feliz, en las que de hecho me he sentido capaz de implosionar de la propia sensación, del propio sentimiento que me dominaba. De esas veces en las que creías que eras capaz de todo y de nada, y daba igual, porque estabas maravillosamente eufórica, te sentías más viva que nunca. Y con eso pensabas que bastaba. Sí que es verdad que aunque en mi vida he estado "bien" (estado neutro que no define nada, en realidad, sino simplemente la falta de sensación "mala", llamémoslo así) este tipo de sensación lo he tenido en un periodo tirando a cercano en el tiempo, pero esa es otra historia.

Quiero escribir, por tanto, por todas las veces en las que nos creemos morir por dentro. Da igual por qué motivo. Si para bien o para mal. Porque los extremos es lo que tiene, que cuando llegas al estado neutro, o te acercas demasiado a él... sientes que has perdido algo. Que algo ya no es como antes. Si estabas muy, pero que muy mal... llegar a ese estado es como "¿Ves? Ya estoy bien. Prueba superada". Sin embargo, si estabas muy pero que muy bien, estar cercano al estado neutro es "... algo falla, nada es igual". Los extremos, malditos y a la vez benditos extremos.

"En el punto medio está la virtud", suelen decir. Dicho muy popular y al cual no le resto razón pero... como en una frase que leí hace poco, ¿de qué sirve vivir de forma estática, "en el punto medio"? ¿Qué suspense, acción, sorpresa tiene eso? Sí, emocionalmente te mantendrás muy estable pero... ¿qué ganas con eso?
Es como cuando lees un libro. ¿Qué libro buscas leer? Hay gente que busca drama, otros suspense, acción, risa... géneros hay muchos. Pero en el fondo buscas una historia digna de ser contada, una aventura en la que muchas veces te gustaría verte envuelto o, en caso contrario, en la que dirías: menos mal que no soy yo. La cuestión es que "la chispa" de la vida está en arriesgarse, y a ver qué pasa. A veces funciona, y a veces no. Quién sabe. ¿Tú? No. ¿Yo? Tampoco. Si lo quieres saber tienes que dar el paso, eso es así.

La vida... Ese término siempre me ha parecido muy abstracto. ¿Qué es vivir? Seguro que si le hago esta pregunta a 3 personas al azar, cada una me daría una definición distinta. Por tanto, vamos a darle la vuelta. ¿Qué es vivir para mí? Para definirlo, o para intentar explicarlo, primero tengo que contar algo.
Me gustan las frases, eso es así. A veces no me aportan nada, a veces sin quererlo me aportan mucho. Frases leídas por ahí, por "sabios", poetas, por gente anónima que simplemente ha querido exponer un momento de inspiración. Frases escuchadas en alguna conversación ajena, frases que te dice alguien y que sin ser consciente esa persona no puedes dejar de darle vueltas... Frases. Pues bien, una de esas tantas frases que me han ido calando tiene que ver con la vida, y vivir. No es lo mismo, creo yo. La vida es el transcurso de tiempo que pasa desde que naces hasta que mueres (no voy a ponerme tiquismiquis sobre si el feto se considera parte de la vida... ahí no me voy a meter en este momento). Pero vivir... ¿vivir? Es un verbo, un verbo implica acción. Movimiento. "Fricción" como me dijo alguien una vez, aunque en otra definición. Y sí, respirar es una acción, dormir, comer... podría poner miles, miles de acciones que realizamos diariamente. Pero a mí me gusta darle otro matiz, otro tono. Me gusta, más que el término vivir, el término "sentirse vivo". Sí, mucho más adecuado a lo que quiero expresar. Porque no, no es lo mismo...

Y puedes sentirte vivo de muchas formas, muchísimas. Pero todos hemos tenido días en los que te acuestas y tienes la sensación de haber perdido un día de tu vida, ¿o no? Pues a eso me refiero. ¿Y a que en mucho de esos días consideras que has estado "bien"? Pues a eso me refiero también.

La vida está llena de subidas y de bajadas, de épocas en las que estás en una llanura caminando tranquilamente. Sin embargo, cuando te paras a pensar seriamente... te das cuenta que realmente lo que más recuerdas, lo que más acude a tu mente, son los momentos en los que los extremos han dominado tu vida. Esos momentos de sentimientos intensos. Y de todos has salido, de todos "te has adaptado"... pero siempre que quieres poner un ejemplo de algo que te ha pasado acudes a ellos, lo quieres equiparar a lo que te va sucediendo...

Porque vivir, en definitiva, es sentir. Los recuerdos vienen determinados muchas veces por los sentimientos que han habitado en ellos. Si no sientes, no vives, he ahí la moraleja de esta historia. He ahí la pesadilla de esta historia.

Y ahora sí, ahora sí que me voy a dormir. Bueno, primero leeré y luego me dormiré. Es el ciclo. Sin embargo, si alguien me pregunta si he vivido hoy... puedo decirle que he conseguido medio-aprenderme toda la clasificación de antibióticos con sus respectivos subtipos y características, lo cual está bien. Le diré que he dedicado parte de mi tiempo libre a hacer algo que me motivaba... lo cual también está bien. Sin embargo, también le diré que actualmente estoy saliendo de uno de esos extremos. Lo cual significa que hay días (muchos, en realidad) en los que me acerco terriblemente al estado neutro. Y con eso lo digo todo.

viernes, 19 de julio de 2013

No, esta noche no.

Hacía tiempo que no me pasaba. Mucho tiempo, además. Esa sensación que se adueña de tu pecho... que te hace cerrar los ojos y te llena de calma... de una calma tan sobrecogedora que llorarías sin motivo... Es como que por un momento has parado al mundo y te has permitido cerrar los ojos.

Ya volverá a girar... pero no esta noche.

http://www.youtube.com/watch?v=-69hKRvegCI

jueves, 18 de julio de 2013

Un mensaje en una botella

Estando a punto de acostarme, después de un día... pues normalito, de estos que sabes que dentro de una semana ni recordarás... he leído una frase. La frase no tiene la menor importancia en esta historia, pero el caso es que esa frase me ha llevado al autor, y del autor a otras frases suyas... y una me ha encendido una bombillita en la cabeza. No una idea, sino más bien un objetivo.
Se dice que antes de morir se debe tener un hijo, escribir un libro y plantar un árbol. Puede que algún día plante un árbol, tener un hijo es algo que no me voy a plantear ahora y escribir un libro... pues bueno, si junto todos mis delirios sin conexión ninguna siempre le puedo poner una bonita portada (o en su defecto cualquier desastre salido del paint) y guardarlo en el estante donde se guardan esas cosas que quieres conservar y que ves muy de vez en cuando, cuando ya empiezan a acumular polvillo.
Pero hoy he descubierto que hay otra cosa que me gustaría hacer. Es una idea un tanto infantil, para qué negarlo, pero aún así me motiva. Y hacer algo que te motiva, mola. Es escribir una carta, meterla en una botella y tirarla al mar. Sí, lo dicho, es una idea infantil y un tanto peliculera pero... ¿a quién no le haría ilusión encontrar una botella con un mensaje?

Lo mejor de todo es que no sabes si ese mensaje llegará a alguna persona. Puede que se quede en el fondo del mar, que se rompa y se borre todo recuerdo... pero tú eso nunca lo sabrás. Y en tu cabeza te vendrán imágenes en los que verás a niños corriendo hacia sus padres con una botella entre las manos como si hubieran encontrado un tesoro, o a alguien perdido (no espacialmente) que encuentra algún consuelo o ánimo en esas palabras que escribiste por capricho, o simplemente a alguien al que le guste guardar objetos curiosos, y sin saberlo tienen tu letra en su corcho de la habitación.

Es lo bueno de no saber el final de las historias, que tienes la capacidad para imaginarte millares de situaciones, de ver muchos finales o, más que finales, muchos puntos y seguido. Porque no hay nada que acabe del todo siempre que alguien lo recuerde. O eso dicen.

sábado, 6 de julio de 2013

Que ya empieza a tocar

El levantar la cabeza de nuevo, el mirar las cosas de otra forma... venga, va, que no es tan difícil. De autocompasión ya he tenido suficiente por una larga temporada. 

Necesito sentirme viva de la única forma posible, viviendo... y después ya veremos qué pasa. 

viernes, 5 de julio de 2013

Sal con una chica que no lee (Por Charles Warnke)

Sal con una chica que no lee. Encuéntrala en medio de la fastidiosa mugre de un bar del medio oeste. Encuéntrala en medio del humo, del sudor de borracho y de las luces multicolores de una discoteca de lujo. Donde la encuentres, descúbrela sonriendo y asegúrate de que la sonrisa permanezca incluso cuando su interlocutor le haya quitado la mirada. Cautívala con trivialidades poco sentimentales; usa las típicas frases de conquista y ríe para tus adentros. Sácala a la calle cuando los bares y las discotecas hayan dado por concluida la velada; ignora el peso de la fatiga. Bésala bajo la lluvia y deja que la tenue luz de un farol de la calle los ilumine, así como has visto que ocurre en las películas. Haz un comentario sobre el poco significado que todo eso tiene. Llévatela a tu apartamento y despáchala luego de hacerle el amor. Tíratela. 

Deja que la especie de contrato que sin darte cuenta has celebrado con ella se convierta poco a poco, incómodamente, en una relación. Descubre intereses y gustos comunes como el sushi o la música country, y construye un muro impenetrable alrededor de ellos. Haz del espacio común un espacio sagrado y regresa a él cada vez que el aire se torne pesado o las veladas parezcan demasiado largas. Háblale de cosas sin importancia y piensa poco. Deja que pasen los meses sin que te des cuenta. Proponle que se mude a vivir contigo y déjala que decore. Peléale por cosas insignificantes como que la maldita cortina de la ducha debe permanecer cerrada para que no se llene de ese maldito moho. Deja que pase un año sin que te des cuenta. Comienza a darte cuenta. 

Concluye que probablemente deberían casarse porque de lo contrario habrías perdido mucho tiempo de tu vida. Invítala a cenar a un restaurante que se salga de tu presupuesto en el piso cuarenta y cinco de un edificio y asegúrate de que tenga una vista hermosa de la ciudad. Tímidamente pídele al mesero que le traiga la copa de champaña con el modesto anillo adentro. Apenas se dé cuenta, proponle matrimonio con todo el entusiasmo y la sinceridad de los que puedas hacer acopio. No te preocupes si sientes que tu corazón está a punto de atravesarte el pecho, y si no sientes nada, tampoco le des mucha importancia. Si hay aplausos, deja que terminen. Si llora, sonríe como si nunca hubieras estado tan feliz, y si no lo hace, igual sonríe. 

Deja que pasen los años sin que te des cuenta. Construye una carrera en vez de conseguir un trabajo. Compra una casa y ten dos hermosos hijos. Trata de criarlos bien. Falla a menudo. Cae en una aburrida indiferencia y luego en una tristeza de la misma naturaleza. Sufre la típica crisis de los cincuenta. Envejece. Sorpréndete por tu falta de logros. En ocasiones siéntete satisfecho pero vacío y etéreo la mayor parte del tiempo. Durante las caminatas, ten la sensación de que nunca vas regresar, o de que el viento puede llevarte consigo. Contrae una enfermedad terminal. Muere, pero solo después de haberte dado cuenta de que la chica que no lee jamás hizo vibrar tu corazón con una pasión que tuviera significado; que nadie va a contar la historia de sus vidas, y que ella también morirá arrepentida porque nada provino nunca de su capacidad de amar.

Haz todas estas cosas, maldita sea, porque no hay nada peor que una chica que lee. Hazlo, te digo, porque una vida en el purgatorio es mejor que una en el infierno. Hazlo porque una chica que lee posee un vocabulario capaz de describir el descontento de una vida insatisfecha. Un vocabulario que analiza la belleza innata del mundo y la convierte en una alcanzable necesidad, en vez de algo maravilloso pero extraño a ti. Una chica que lee hace alarde de un vocabulario que puede identificar lo espacioso y desalmado de la retórica de quien no puede amarla, y la inarticulación causada por el desespero del que la ama en demasía. Un vocabulario, maldita sea, que hace de mi sofística vacía un truco barato. 

Hazlo porque la chica que lee entiende de sintaxis. La literatura le ha enseñado que los momentos de ternura llegan en intervalos esporádicos pero predecibles y que la vida no es plana. Sabe y exige, como corresponde, que el flujo de la vida venga con una corriente de decepción. Una chica que ha leído sobre las reglas de la sintaxis conoce las pausas irregulares –la vacilación en la respiración– que acompañan a la mentira. Sabe cuál es la diferencia entre un episodio de rabia aislado y los hábitos a los que se aferra alguien cuyo amargo cinismo countinuará, sin razón y sin propósito, después de que ella haya empacado sus maletas y pronunciado un inseguro adiós. Tiene claro que en su vida no seré más que unos puntos suspensivos y no una etapa, y por eso sigue su camino, porque la sintaxis le permite reconocer el ritmo y la cadencia de una vida bien vivida. 

Sal con una chica que no lee porque la que sí lo hace sabe de la importancia de la trama y puede rastrear los límites del prólogo y los agudos picos del clímax; los siente en la piel. Será paciente en caso de que haya pausas o intermedios, e intentará acelerar el desenlace. Pero sobre todo, la chica que lee conoce el inevitable significado de un final y se siente cómoda en ellos, pues se ha despedido ya de miles de héroes con apenas una pizca de tristeza. 

No salgas con una chica que lee porque ellas han aprendido a contar historias. Tú con la Joyce, con la Nabokov, con la Woolf; tú en una biblioteca, o parado en la estación del metro, tal vez sentado en la mesa de la esquina de un café, o mirando por la ventana de tu cuarto. Tú, el que me ha hecho la vida tan difícil. La lectora se ha convertido en una espectadora más de su vida y la ha llenado de significado. Insiste en que la narrativa de su historia es magnífica, variada, completa; en que los personajes secundarios son coloridos y el estilo atrevido. Tú, la chica que lee, me hace querer ser todo lo que no soy. Pero soy débil y te fallaré porque tú has soñado, como corresponde, con alguien mejor que yo y no aceptarás la vida que te describí al comienzo de este escrito. No te resignarás a vivir sin pasión, sin perfección, a llevar una vida que no sea digna de ser narrada. Por eso, largo de aquí, chica que lee; coge el siguiente tren que te lleve al sur y llévate a tu Hemingway contigo. Te odio, de verdad te odio.

jueves, 4 de julio de 2013

Eso es así:

Emociona.
El tomar una decisión importante que sabes que puede cambiar el rumbo de tu vida o, para no ser tan drásticos, que sabes que lo que hagas a partir de ahí te va a marcar de una manera impresionante.

Es sentir que tomas las riendas de tu vida. Y sí, eso mola. Muchísimo.

Y también mola ver cómo los que están a tu alrededor toman esas decisiones que sabes que les va a hacer felices, o al menos, que sabes que la emoción que les va a conllevar les va a merecer mucho la pena. Y aunque sea una mera observadora de ese hecho, sigue emocionando, porque una se alegra por las personitas que quiere, y eso también es así...

Y a partir de aquí solo queda empezar a volar... =)


viernes, 28 de junio de 2013

Sin nada especial que decir...

...no. Hoy no voy a decir nada.

Sólo me apetece sonreír, ¿para qué divagar? ¿Quién sabe cuánto puede durar?

Y sí, vuelvo con la conclusión: ...

jueves, 20 de junio de 2013

Me he dado cuenta de cosas últimamente... cosas sobre el mundo, cosas sobre los que me rodean y ante todo, me he dado cuenta de cosas sobre mí.

Me he dado cuenta de que a día de hoy, sigo maravillándome por pequeños detalles... detalles que de normal uno suele pasar desapercibido o no darle mayor importancia. Detalles como sonreír al sentir el calorcito en tu piel cuando te da el sol (arremangándote de paso las mangas de tu camiseta para que el calorcito abarque más superficie corporal), el gusto que te da cuando el viento te da en la cara solo por notar el aire chocar contra ti, el ser consciente de lo placentero que es sentir que el aire entra y sale libremente de los pulmones (esto último debo añadir que me pasa sobre todo después de leer sobre enfermedades respiratorias, en mi opinión horriblemente angustiosas...)... No sé, detalles, al fin y al cabo.
Y me he dado cuenta de eso después de ser consciente de que me pasaba lo mismo hace 1 año, o hace 2... Y me gusta. Me gusta darme cuenta de que mi vida ha podido dar un giro de 180º, me gusta pensar que he cambiado mi forma de ser, que en ciertos ámbitos me valoro más, que considero que tengo más que dar y aportar... ya no al mundo, sino a mi mundo... y me gusta saber que aún después de todo lo que haya podido acontecer en mi vida, nada ha conseguido cambiar mi visión del mundo, de las cosas pequeñas...

...que sigo riéndome por tonterías, que, aunque no siempre, miro cada día nuevo como un "wow, sigo aquí y puedo disfrutarlo"...

En definitiva, me gusta ser consciente de que en el fondo sigo siendo esa niña pequeña que en ciertos ámbitos se niega a crecer... porque me niego a dejar de disfrutar esas cositas que están ahí... pero que de vez en cuando me hacen sacar una sonrisa.

Y no estamos para desaprovechar sonrisas, ¿verdad?  

jueves, 13 de junio de 2013

De arpegios va la cosa.

¿Por qué me gusta tanto? No sabría definirlo bien, en verdad... Es como cuando estás en un lugar maravilloso, haces un millar de fotos y luego en tu casa ves que las fotos no transmiten ese "algo" espléndido que habías visto antes... pues lo mismo.

Puede ser por la sensación de libertad que me proporciona. Es como si por un momento nada existiera, nada, solo las notas, el sonido, la melodía. El único momento del día en el que todo lo demás deja de importar. Sólo existes tú y ella. Y tocas y tocas y tocas... ¿Te equivocas? Millares de veces, pero ahí tienes la motivación de intentarlo otra vez hasta que llegue un momento en el que te salga. Y vas variando: antes lo hacías así, pues ahora pruebas de otra forma... Y así sin parar. Es crear.... Crear las vibraciones que recorren cada parte de tu cuerpo, que llenan el ambiente, que se introducen por el oído medio mandando ondas al cerebro que las transforma en música. Y lo mejor de todo es que todo eso lo estás creando tú... Buah, inexplicable. Además está esa sensación de relajación que te proporciona, como si todo el estrés acumulado lo fueras mandando fuera por cada rasgueo que haces...

En definitiva, no sé exactamente qué es lo que me ha hecho tan adicta a ella pero... buah, bendita adicción.



miércoles, 12 de junio de 2013

Y vivo así en mi palacio de papel...

Hay momentos y momentos... momentos, la mayoría, en los que luchas por seguir con una sonrisa en la cara, día a día, minuto a minuto... y en general, lo haces bien. Sí, bastante bien, de hecho.
De todas formas hay otros momentos, pequeños, muy pequeños... momentos en los que a veces te paras, dejas de avanzar. Paras y te da por mirar, por un pequeño agujerito, hacia atrás. Pones una canción y cierras los ojos... y te dejas llevar. Empiezas a inspirar, dejas que el sentimiento, sea cual sea, te invada... te llene... salga por todos los poros de tu piel.
No es bueno dejar que esos momentos se repitan muy a menudo... pero sí que es necesario que a veces seas consciente de lo que tenías y tienes, de lo que has vivido, dejar que los recuerdos, buenos o malos, se metan en tu cabeza... y cuando estás en todo el éxtasis de sentimiento... espires y, poco a poco, mientras va acabando la canción, abras los ojos...

Y entonces empiezas a andar de nuevo.

Y si hay un fuego aprenderé a arder...




lunes, 10 de junio de 2013

Tenía esa sensación... la sensación de que hoy iba a ser un día especial, único. Que iba a ocurrir algo que me hiciera recordarlo de por vida. Ya lo podía sentir, brotando dentro de mí, esas ganas, esa tensión, esa adrenalina recorriendo mi cuerpo. Esa energía que se apodera de ti y te hace hacer cosas asombrosas, cosas que nunca hubieras imaginado. Por ti, por alguien. Estaba ahí... podía sentirlo...

Pero se fue. Hoy no ha sido ese día tan esperado. Ha sido un día más, de esos en los que haces cosas que tienes que hacer, cosas que te gustan hacer y cosas que necesitas hacer.

Necesito un día de esos. Un día en los que experimentar esa sensación de "todo o nada"...  un día en los que decir: por esto, todo merece la pena.

V de...
Lo echaba en falta... no lo puedo negar. Y más de lo que me imaginaba.

Divagar, dejar que sean los dedos los que hablen, volar... porque mientras escribo imagino, y mientras imagino me transporto, a veces cerca, a veces lejos... pero me hace sentir libre. Sin limitaciones. Sin obstáculos. Sin ataduras... 

Y eso que son solo palabras

Hablemos de cosas...

Una chica llega a la casa de sus padres, a la que ha sido y sigue siendo su habitación, y se encuentra por una extraña razón una cajita de madera llena de papelitos bastante familiar encima de su mesita. Quizá el hecho de quitar esa horrible tele de su escritorio para dejarle espacio para poder estudiar les ha llevado a remover cosas... y por esas cosas del destino han dejado allí esa caja. 
Y por esas cosas del destino, la abre... y lee. Una, dos y tres. No se permite más, pero siente que no puede leer menos. La primera la ojea por encima, tampoco le gusta martirizarse mucho. La segunda es bastante chistosa y, por eso, le hace sacar una sonrisa. Y entonces abre la última. La última dice así: "Quizá no mañana pero sabes, y lo sabes, que volverá a salir el sol!".Mira esa nota. La mira y la piensa. Y le gusta. De una forma que no se hubiera imaginado esa frase le cala hondo. Porque sabe que nunca lo ha puesto en duda, y esa actitud le gusta aún más que la frase en sí. 

Y con esa actitud, esa chica se tumba en la cama con el portátil para ojear "si hay algo". Lo de siempre. Y siente calor. ¿Por qué no sacar el ventilador? Siempre le ha gustado la sensación que le proporciona: aire dándole en la cara, viajando en círculos hasta que vuelve a empezar. Pero no hace tanta calor, dentro de un rato estará bien y dentro de otro poco rato hasta tendrá frío. Lo sabe porque se conoce. Pero siente esa, llamémosla "cosa", que le dice: lo quiero, ahora. Lo encuentra, lo enchufa y lo pone en la función "1". Y es empezar a funcionar y ya notar un ligero frío recorriendo la piel. ¿Pero lo para? No. Ni hablar. Es uno de esos momentos en los que le gusta tener la piel erizada, le gusta sentir frío. 

Y en eso, por esas cosas de la vida que nunca cobrarán sentido aunque lo intenten explicar un millar de veces, su madre, la cual se encuentra al otro lado de la pared, le habla por facebook. Y después de las típicas bromas le dice: "Estoy contenta porque vas a tocar otra canción. Piensa, tu vida son muchas canciones, encuentra la tuya, seguro que la encuentras". Y no sabe por qué, pero esa frase le da que pensar. Y piensa que obviamente hay muchas canciones. Y no quiere encontrar una, quiere encontrar una, y otra, y otra... No se puede estancar en la primera que le ha salido medio bien. No se puede estancar en lo seguro. Hay que arriesgar. Y si sale mal, volverlo a intentar. Hasta que salga. Y entonces volver a encontrar otras canciones.

Y aquí estoy, con una notita pegada en el armario, pasando frío y hablando de cosas...


A todo esto, me presento. Me llamo V