lunes, 10 de junio de 2013

Hablemos de cosas...

Una chica llega a la casa de sus padres, a la que ha sido y sigue siendo su habitación, y se encuentra por una extraña razón una cajita de madera llena de papelitos bastante familiar encima de su mesita. Quizá el hecho de quitar esa horrible tele de su escritorio para dejarle espacio para poder estudiar les ha llevado a remover cosas... y por esas cosas del destino han dejado allí esa caja. 
Y por esas cosas del destino, la abre... y lee. Una, dos y tres. No se permite más, pero siente que no puede leer menos. La primera la ojea por encima, tampoco le gusta martirizarse mucho. La segunda es bastante chistosa y, por eso, le hace sacar una sonrisa. Y entonces abre la última. La última dice así: "Quizá no mañana pero sabes, y lo sabes, que volverá a salir el sol!".Mira esa nota. La mira y la piensa. Y le gusta. De una forma que no se hubiera imaginado esa frase le cala hondo. Porque sabe que nunca lo ha puesto en duda, y esa actitud le gusta aún más que la frase en sí. 

Y con esa actitud, esa chica se tumba en la cama con el portátil para ojear "si hay algo". Lo de siempre. Y siente calor. ¿Por qué no sacar el ventilador? Siempre le ha gustado la sensación que le proporciona: aire dándole en la cara, viajando en círculos hasta que vuelve a empezar. Pero no hace tanta calor, dentro de un rato estará bien y dentro de otro poco rato hasta tendrá frío. Lo sabe porque se conoce. Pero siente esa, llamémosla "cosa", que le dice: lo quiero, ahora. Lo encuentra, lo enchufa y lo pone en la función "1". Y es empezar a funcionar y ya notar un ligero frío recorriendo la piel. ¿Pero lo para? No. Ni hablar. Es uno de esos momentos en los que le gusta tener la piel erizada, le gusta sentir frío. 

Y en eso, por esas cosas de la vida que nunca cobrarán sentido aunque lo intenten explicar un millar de veces, su madre, la cual se encuentra al otro lado de la pared, le habla por facebook. Y después de las típicas bromas le dice: "Estoy contenta porque vas a tocar otra canción. Piensa, tu vida son muchas canciones, encuentra la tuya, seguro que la encuentras". Y no sabe por qué, pero esa frase le da que pensar. Y piensa que obviamente hay muchas canciones. Y no quiere encontrar una, quiere encontrar una, y otra, y otra... No se puede estancar en la primera que le ha salido medio bien. No se puede estancar en lo seguro. Hay que arriesgar. Y si sale mal, volverlo a intentar. Hasta que salga. Y entonces volver a encontrar otras canciones.

Y aquí estoy, con una notita pegada en el armario, pasando frío y hablando de cosas...


A todo esto, me presento. Me llamo V

2 comentarios:

  1. wow! Menuda forma de empezar! Tenía ganas de leerte como antes...
    Se te da bien, no se si lo sabías.

    Un besote, de una seguidora :P

    ResponderEliminar
  2. Re-bienvenida de nuevo! Yo también tenía ganas de leer tus maravillosos escritos. Y sí, como dice Lauranatanthalasa (xD) se te da muy bien! :)

    Un beso de otra seguidora!!

    ResponderEliminar