lunes, 10 de junio de 2013

Tenía esa sensación... la sensación de que hoy iba a ser un día especial, único. Que iba a ocurrir algo que me hiciera recordarlo de por vida. Ya lo podía sentir, brotando dentro de mí, esas ganas, esa tensión, esa adrenalina recorriendo mi cuerpo. Esa energía que se apodera de ti y te hace hacer cosas asombrosas, cosas que nunca hubieras imaginado. Por ti, por alguien. Estaba ahí... podía sentirlo...

Pero se fue. Hoy no ha sido ese día tan esperado. Ha sido un día más, de esos en los que haces cosas que tienes que hacer, cosas que te gustan hacer y cosas que necesitas hacer.

Necesito un día de esos. Un día en los que experimentar esa sensación de "todo o nada"...  un día en los que decir: por esto, todo merece la pena.

V de...

No hay comentarios:

Publicar un comentario