martes, 3 de junio de 2014

Shhh... Buenas noches

Y qué genial, qué astuto, qué indecente, qué maravillosamente oportuno el soplo de viento que ha unido atrevido tu olor con el mío. ¡Y qué manera de perder las formas, y qué forma de perder las maneras! Sólo quedará sin perder un sentido, el del ridículo por sentirnos libres y vivos. Gracias. Si te tuviera delante te daría un gracias como es debido pero de momento solo puedo decírtelo así, como al oído...

No hay comentarios:

Publicar un comentario