martes, 4 de noviembre de 2014

Como un elefante de dos cabezas

Si tengo que escribir sobre lo que ronda por mi cabeza escribiría páginas enteras con ideas incoherentes. Ideas que sabes que tienes únicamente por tu pésimo estado de ánimo (producido por algo tan grandioso como "nada"), entrando entonces en una especie de bipolaridad en la que te ves, como en una especie de imagen espejo, con un ánimo bastante más aceptable pensando de manera positiva y hasta bromista sobre situaciones que ahora te cabrean, obligándote por tanto a estar bien para dejar de pensar, y entonces pensar: pasa algo por cabrearme de vez en cuando? Pero volvemos a la bipolaridad, y entonces un supremo dolor de cabeza se adueña de ti junto con ese estado de pasotismo mezclado con desánimo, haciendo que solo quieras acostarte pensando en que es desesperante escribir lo que pasa por tu cabeza en aquellos días en los que estás así, porque ni siquiera entiendes tú misma cómo te encuentras.....

Tiene sentido?  Ninguno... así que a dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario