lunes, 28 de diciembre de 2015

Te quiero.

Iba a hacer una entrada expresando todo lo que haces por mí y todo lo que significa eso para mí. Iba a dejar claro que a pesar del paso del tiempo, no nos dejamos caer en la rutina, que hacemos planes juntos, a medio y largo plazo, y de momento todos se están cumpliendo. Iba a intentar explicar ese remolino de sentimientos que me invadía cada vez que me abrazabas, como si se te fuera la vida, o cada vez que simplemente me mirabas buscando en mi cara una confirmación de que todo estaba bien. Iba a hacer un alegato de lo buen padre que eres con esos bichos peludos que hemos adoptado como nuestros hijos... Iba a decir muchas cosas sobre ti, sobre nosotros, pero luego me he dado cuenta de que todo eso se resume en el título de esta publicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario